viernes, 15 de mayo de 2020





El primer brote de El virus de la Poesía tuvo lugar en Bogotá, el 19 de marzo de 2020, mientras dos amigos chateaban desde el confinamiento preventivo decretado por la alcaldía debido a la pandemia de Covid–19. Entre emoticones, memes e intercambio de reflexiones, confesaron padecer síntomas de una extraña enfermedad: desvelos, extrañamiento de seres queridos, revelación de mundos ignorados, angustia, horror a la muerte y deseo de escribir y leer. Buscando alivio, decidieron realizar un Challenge, que consistía en grabar un video leyendo un poema desde el confinamiento, publicarlo en su perfil de Facebook y etiquetar amigos retándolos a que hicieran lo mismo. 



Pero desataron un terrible contagio. Esa tarde cinco amigos respondieron con video-poemas e invitaron a otros a replicar el Challenge. En pocos días el virus se expandió por una interminable red de vecinos, niños, amigos distanciados hace meses, personas desinteresadas por la lectura, escritores anónimos que guardaban sus poemas bajo almohada, bogotanos a quienes la cuarentena sorprendió fuera de la ciudad, habitantes de otras regiones, de otros países y cibercuriosos que disfrutan estos juegos, tan comunes en redes sociales.


   

Ante tal oleada, los virusientos siete amigos decidieron abrir un fanpage. Desde entonces, circulan allí dos video-poemas diariamente, compartidos por sus creadores o irresponsables infectados, y acompañados por hashtags acordes a los síntomas que manifiestan.  



                                                                                            

Contacto

Contacto