miércoles, 6 de mayo de 2015

Centro de Memoria, Paz y reconciliación
                 Que un lugar para recordar

El olvido es indispensable,
Pero la memoria no puede librase del recuerdo.
RW


Imagen_RW



......................
Explorar la memoria[1]en medio del constante olvido nacional,[2] es un mecanismo que permite sensibilizarnos del tiempo y el espacio,  para retomar la conciencia del recuerdo,[3]  lo que permite lograr diferenciar el pasado, el presente y el futuro. O por lo menos es parte del argumento que tome de un texto 
la noche anterior, cuando visualizaba un documental sobre los herederos de la violencia del narcotrafico en Colombia. Que en realidad menciono entre comillas, pero que definitivamente me permitió  hacer una lectura y análisis, luego una  critica sobre el contenido, que fue el reflejo de la tragedia de familiares y personas, atrapados por el pasado, quienes heredaron las esquirlas de esa nefasta guerra. Con lágrimas en los ojos pude sentir y revivir las distintas sensaciones de temor que envolvió a miles de personas, en esos años de miedo y terror, como bien lo manifiesta el Joe Arrollo con  la guerra de los callaos.  Sensaciones vividas  que le otorgaron un lugar predilecto a la memoria, dando por sentado, que solo se trato de una pesadilla grabada en el recuerdo.




Sin embargo viviendo este presente progresivo, con una medio tranquilidad que bien puede acompañar a cualquier parroquiano de a pie, y en una ciudad como Bogotá; al siguiente 
día me encontré con el director y gestor del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación; el Doc "Camilo Gonzales Posso"  que me contó sobre este espacio ubicado en lo que se conoció como el antiguo "globo B del cementerio central" ahora parque de la Reconciliación, cuya construcción derivo de un terreno en el que se exhumaron más de 3.000 restos de personas enterradas en este antiguo Panteón, cuestión que me pareció una delirante ironía, como si el destino confabulara en parte y arte del histórico lugar,  Un espacio guardado y olvidado solo para sus muertos, pero que se erigió para reivindicar la memoria nacional.   


Como explorador en medio de lo desconocido, me deslice por unos escalones que me llevaron a los mas profundo del edificio, allí cual tumba egipcia fui descubriendo los secretos de este lugar que estaba adornados del arte mas puro para la memoria. Pude observar exhibiciones, exposiciones, galerías fotografías con encuadres magníficos, referidos a personas víctimas de la violencia y el conflicto armado en Colombia.. En medio del recorrido, me recibió en una oficina la comunicadora Jennifer Correa Valencia, quien hace parte del equipo técnico de este claustro de la memoria,  y  con tono mesurado me atendió para conversar, grabar y registrar la experiencia que el Dr Camilo Gonzales Posso, muy amablemente me contó en el siguiente Podcast,. En pocas palabras una entrevista sobre este proceso tan importante que adelanta toda serie de actividades, ofertando mecanismos para la promoción, la reivindicación  y el rescate de las memorias colectivas, como un escenario para la construcción de la paz y la democracia..

PODCAST

Me despedí con un fuerte apretón de manos, sugiriéndole que prontamente le haría llegar el articulo y el Máster del audio, para que repose como archivo en la web y haga parte de la memoria[4], como registro y evidencia, de que jamas llegara al olvido ante la efímera mentalidad de lo humano. En pocas palabras, el registro histórico sonoro de un lugar que le abrió las puertas a la búsqueda de la verdad, y la reparación como su nombre lo indica Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, que quedara para la posteridad, en el arte de la memoria[5]
..........................

Bibliografías y cibergrafías

-      -  http://psicología de la Memoria/ El olvido.webarchive Antonio L Manzanero. Profesor de psicología universidad complutense de Madrid.
-       - Mendoza García Jorge /Sucinto recorrido por el olvido social. _
-      -   http://centromemoria.gov.co/


[1]Un examen crítico de la memoria que elaboramos siempre desde las urgencias del presente, desapegado de la necesidad de recordar, podría generar formas distintas de recuperar el pasado y, por tanto, avisorar el futuro. 
[2]El equilibrio entre olvido y recuerdo permiten enfrentar el futuro de manera creativa, libre, y no quedarnos inmersos en un debate de memoria y desmemoria.
[3]La memoria es el proceso social mediante el cual los recuerdos son resituados en el presente; es decir, el proceso social de reconstrucción de un pasado vivido y significado por una colectividad.
[4]El olvido social se concibe como la imposibilidad de evocar o expresar acontecimientos significativos que en algún momento ocuparon un sitio en la vida del grupo, colectividad o sociedad, y cuya comunicación se ve obstruida o prohibida por entidades supra -grupales, como el poder.
[5]Se entiende por recuerdo a las experiencias vividas que se depositan en algún objeto significativo, ya sea piedra, lugar o fecha.

Contacto

Contacto